En Ecovamos nos hacemos eco de las alternativas reales y realistas que miles de emprendedores en todo el mundo están llevando a cabo. En esta ocasión os traemos una opción de consumo responsable y de proximidad que buscar traer algo de cordura a la distribución de alimentos.  La llegada de los grandes supermercados consiguió que la mayoría de los españoles olvidemos la compra de proximidad.  Los grupos de consumo existen desde hace años. No solo por seguir la corriente de los productos ecológicos que aborda a la mayoría de los que consumen este producto, sino la curiosidad de conocer a quién cultiva y el valor de los sabores que aportan.

Suelen estar formados por amigos, vecinos o conocidos que se ponen de acuerdo para comprarle verduras a un agricultor y que, una vez reciben el pedido, se reparten los productos y las tareas. Verduras, hortalizas, frutas, pan de masa madre, vinos ecológicos, carnes ecológicas, huevos, cervezas artesanales… Una infinidad de productos alimentarios son vendidos semanalmente por sus productores y elaboradores a los consumidores en distintas partes del país. Estos son algunos de los recogidos en el blog Consumo Colaborativo y a los que te puedes sumar:

– LaColmenaQueDiceSi encuentra los mejores productos directamente de tus agricultores locales.
– ECO agricultor, una plataforma que reúne a agricultores y productores ecológicos, grupos de consumo y particulares, para fomentar su contacto y crear redes locales.
– El Hatillo grupos de compra para pequeños productores de España
– Grupo a Grupo para organizar grupos de comprar local.
– Rebost 2.0.
– Hermeneus compra directa al productor.
– Podéis visitar EcoAgricultor
– Mapa de grupos de consumo y sus productores. Mantenido por La Repera.
– Huertos Compartidos, tú cultivas, yo te dejo la tierra.

Un ejemplo: La Colmena Que Dice Sí

Sin intermediarios y apostando por el producto local para evitar los largos desplazamientos y sus consecuencias, muy perjudiciales para el medio ambiente. La empresa ¡La Colmena Que Dice Sí! propone algo parecido, pero más cómodo. La colmena tiene un manifiesto que garantiza que los productos son respetables con el medio ambiente, no tienen fitosanitarios o son slow food, entre otras directrices.

La comodidad tiene un precio, claro. El productor se lleva un 83 % de la ventas y el 17 % restante se lo reparten a partes iguales el administrador de la colmena y la plataforma estatal, que en España cuenta con siete trabajadores y se ocupa de la promoción y el mantenimiento de una plataforma que da cobertura a una red de colmenas que no deja de crecer.

Pero no sólo crecen las colmenas, puedes encontrar distintos grupos de consumo por todo el país.. ¡o crear el tuyo! ¿Qué otras iniciativas conoces?